Revisores

Directrices para revisores

Los trabajos que cumplan con los lineamientos establecidos por la revista Limaq serán revisados de manera anónima por dos evaluadores expertos en el eje temático propuesto o que cuenten con publicaciones o investigaciones referidas al tema.

La revisión está concebida como una ayuda no remunerada al editor. Los revisores juzgan la consistencia científica del trabajo y su originalidad, por medio de observaciones y recomendaciones, si fuese el caso. Basándose en las observaciones de los revisores, el editor de la revista comunicará al autor principal el resultado motivado de la evaluación.

Cuando una persona se compromete a evaluar un texto, garantiza:

  • Conocimiento y experiencia académica
  • Disponibilidad temporal y responsabilidad
  • No incurrir en conflicto de intereses con los contenidos o autores del texto, imparcialidad
  • Compromiso de confidencialidad

Se recuerda que la tarea de un revisor no es la de corrector. El autor es soberano de su texto, el revisor (y en ocasiones el editor) puede sugerir cambios, pero será el autor, bajo su criterio, quien decidirá si se realizan o no. Si no los hace, podrá justificarlo y el editor o revisor actuarán según su buen criterio.

Objetivos de la revisión

El editor de la revista necesita que el revisor le dé una idea clara y sincera de la calidad del texto, así como de su idoneidad para su publicación en la revista. Asimismo, es esencial que el revisor esclarezca cuáles son los aspectos que, según su buen criterio, deben modificarse para hacerlo mejor candidato para su publicación en la revista.

Los autores necesitan del revisor una crítica constructiva de su texto que les permita mejorarlo para que sea publicado en la revista o, si no fuera el caso, para orientarle respecto a las limitaciones que lo hacen no apto para su publicación.

Responsabilidades de los revisores (ver sector de revisores en Ética editorial)

  • Conflicto de interés. Abstenerse de evaluar un artículo si consideran que existe algún condicionamiento de tipo económico, profesional o de cualquier otra índole que influya en la evaluación.
  • Familiaridad con el tema. Informar al equipo editorial si consideran que no reúnen la suficiente experiencia académica y científica para evaluar el contenido del artículo.
  • Neutralidad e imparcialidad. Desistir de la evaluación si identifican al autor o alguno de los autores. Del mismo modo, si han estado involucrados en la investigación de la cual deriva el trabajo, ya sea como informante, orientador o evaluador.
  • Compromiso. Garantizar el tiempo para llevar a cabo una revisión metódica, rigurosa y justa del artículo. Deben recordar que, durante el proceso de arbitraje, el artículo se encuentra en periodo de embargo y los autores, revisores y editores no pueden difundir los contenidos.
  • Colaboración y contribución. Sustentar de manera asertiva y constructiva sus dictámenes. No se admiten expresiones hostiles, despectivas o juicios personales. Evitarán emitir juicios basados en la nacionalidad, religión, género y otras características inferidas a partir del artículo.
  • Confidencialidad. No difundir y discutir con otras personas o en contextos públicos los contenidos de la evaluación, ni hacer uso del contenido del artículo para fines personales o institucionales. El proceso de arbitraje es confidencial antes, durante y después de este.
  • Recomendaciones a los autores. Evitar recomendaciones que afecten la neutralidad y confidencialidad del proceso de arbitraje. Está expresamente prohibido recomendar a los autores evaluados referenciar su producción científica.
  • Al ser la evaluación un acto de colaboración científica, se valorarán las recomendaciones que permitan la mejora de artículo sin que ello afecte el anonimato de la evaluación.
  • Aspectos éticos. Informar en su dictamen si encuentran irregularidades de índole ética en la investigación: plagio, autoplagio, falseamiento de fuentes, faltas en el tratamiento de datos y omisiones en la protección de datos personales.

Procedimiento básico de revisión

  • Por medio de un correo electrónico enviado por el sistema OJS, se le indicará al revisor que le ha sido asignado un artículo para su revisión.
  • El revisor cuenta con 4 semanas para evaluar el artículo y hacernos llegar sus observaciones por medio del “formulario de evaluación” de la misma plataforma OJS de la revista.
  • En caso de haber sugerido cambios en el manuscrito, se le hará llegar nuevamente el artículo y contará con 2 semanas adicionales para hacernos llegar su veredicto.

Anualmente se actualiza la lista de revisores en la página web de la revista Limaq.

Si desea formar parte del equipo de revisores de Limaq escriba a limaq@ulima.edu.pe adjuntando su CV.

Estructura de la revisión (formulario en OJS)

La revisión se estructura en tres partes:

  1. Cuestiones de Forma: En referencia al texto, las referencias o indicaciones adicionales por parte del revisor.
  2. Cuestiones de Fondo: En referencia a los fundamentos teóricos, contribución al campo arquitectónico, estructura y redacción y resultados.

     2.1 Comentarios al autor

Debe estructurarse en dos partes: comentarios generales y comentarios específicos sobre las secciones.

En los comentarios generales se debe hacer un pequeño resumen (2 a 4 frases es suficiente) de la naturaleza del estudio y sus resultados más relevantes. Se deben indicar los puntos clave sobre la idoneidad del artículo: si lo investigado es relevante y de interés, y sobre si está correctamente escrito.
Se deben enumerar además las razones principales por las que el artículo es rechazado o se requieren revisiones mayores. Se debe ser lo más explícito y detallado sobre cada uno de estos aspectos y no escatimar sugerencias sobre cómo se podrían solucionar cada uno de los problemas presentados.

En los comentarios específicos se deben repasar punto por punto cada uno de los apartados del artículo.

En un artículo que se rechaza o en el que se recomiendan revisiones mayores con muchos aspectos esenciales que exigirían una reescritura completa del texto, el revisor puede abstenerse de hacer comentarios específicos y esperar a hacerlos en una segunda revisión. En cualquier caso, el editor suele agradecer que se hagan todos los comentarios posibles sobre un original, ya que le asisten cuando hay discrepancia de criterio entre revisores.

     2.2 Comentarios del editor

En este apartado el revisor debe, de la manera más sucinta y directa posible, explicar al editor cuáles son los puntos clave que condicionan la aceptación o no del artículo. Por ejemplo:

  • Este es un artículo excelente, el tema es interesante y la investigación relevante. Aunque hay muchos/pocos errores que corregir (que detallo en los comentarios al autor), creo que merece la pena para la revista.
  • Este artículo tiene un tema de interés limitado, pero formalmente es excelente, por lo que podría tener interés para la revista.
  • El artículo tiene una escritura fatal, pero creo que, si los autores se esfuerzan, puede publicarse.
  • Tengo dudas sobre si este artículo es publicable; como se ve en los comentarios al autor, hay muchos aspectos clave que deben aclarase antes de su aceptación. Aunque recomiendo correcciones mayores, no es descabellado rechazarlo directamente.

Este apartado es confidencial, por lo que es adecuado expresar las dudas sobre aspectos “conflictivos” del artículo: plagio, ausencia de compromiso con los requerimientos de los comités de ética, invención de resultados, etc.

     3. Tipo de Contribución y Condición

  • Aceptado sin modificaciones: Esto es, por naturaleza, excepcional en una primera revisión.
  • Aceptado con ligeras modificaciones: Supone que el texto está casi listo para ser publicado salvo por pequeños detalles de forma:
    • Hay pequeños errores ortográficos o sintácticos
    • Falta por referenciar alguna información
    • Las referencias bibliográficas son demasiado extensas
    • Hay que elucidar algún aspecto secundario del texto que no afecta a las conclusiones claves del artículo.

Se debe tener en cuenta que estos pequeños detalles, aun siendo menores, deben identificarse y detallarse por el revisor, ya que su corrección por parte del autor es esencial para hacer el texto inteligible.

 

  • Aceptado con importantes modificaciones y nueva evaluación: Supone que hay aspectos a mejorar muy importantes que requieren una reescritura de partes extensas del artículo. Problemas de fondo. Por ejemplo:
    • Hay limitaciones serias en el análisis que podrían afectar al resultado obtenido.
    • Se establecen como conclusiones, hechos que no se sustentan en los datos presentados.
    • El texto o alguna de sus secciones es demasiado extenso y no se justifica.
    • No hay datos sobre si el estudio cumple con los requisitos éticos solicitados.
    • El texto es gramaticalmente incorrecto o ininteligible en ocasiones.
    • En el caso de estudios estadísticos, el autor no define las poblaciones ni los criterios de selección.

  • No aprobado: Cuando se considera que el artículo no tiene cabida en la revista o por su forma o por su fondo. Ejemplos:
    • Se presenta información que no aporta nada al conocimiento establecido sobre la materia.
    • El texto está tan mal escrito que requiere una reescritura completa.